¡Renová tu playlist!

Pasó el Lollapalooza Argentina, el SXSW y el Coachella. Leímos las letras chiquitas de los afiches por vos y te traemos una selección de 10 artistas internacionales que puede que aún no conozcas collage

PETITE MELLER

Esta neoyorkina/parisina/londinense (los portales no parecen ponerse de acuerdo acerca de su procedencia) no participó en ninguno de los festivales mencionados anteriormente, pero de todas maneras consideramos que merece un lugar en esta lista.

De lejos, su apariencia física y pose puede hacerla fácilmente confundible con Yolandi Visser, la cantante de Die Antwoord, pero al darle play nos encontramos con un estilo musical un poco diferente Petite autodefine como “el nuevo jazz pop”.

Fan del estudio de la mente humana , el cine italiano y estudiante de filosofía, sin dudas esta cantante cuenta con una visión peculiar que traslada a su arte. Y sí, es verdad, las personalidades excéntricas han pasado a ser un cliché en las estrategias de marketing de los artistas, tanto que a veces resulta poco creíble… pero también es cierto que cuando son auténticos, son quienes marcan el camino de la nueva tendencias… ¿Quién le cree a Petite Meller? Nosotros.

 

JON HOPKINS

Hopkins lanzó su primer álbum en el 2001 y a partir de ahí la carrera siguió en ascenso llevándolo a colaborar con artistas como Brian Eno y Coldplay, entre otros.

Lo esencial de este inglés es la capacidad de generar sonidos profundos, hipnóticos, que envuelven el oído y lo lleva hacia un viaje cósmico donde abunda la emoción y el cambio constante de sensaciones.

Sus tracks son producidos por sintetizadores, generalmente acompañados con acordes de piano y contienen minuciosos arreglos. Cada pieza está desarrollada muy cuidadosamente, experimentando en toda su longitud, logrando además una desenvoltura fluida en todo su desarrollo.

 

BENJAMIN BOOKER

En la columna anterior comentábamos el gran revival que hay del soul de los años 50: guitarras, voces enérgicas, instrumentos como protagonistas, etcétera.  Acá tenemos otro claro ejemplo de alguien que vuelve a las bases del rock and roll, blues y soul.

Residente en New Orleans, cuna de todas las bases musicales mencionadas anteriormente, no es raro que Benjamin se acerque más a Howlin’ Wolf que a Skrillex.

Ya habitué en festivales de música desde su LP debut Violent Shiver, que vio la luz a mediados del 2014. B.B ha logrado buenos reconocimientos y apoyo de los medios, incluso aquel que en su momento lo rechazó… aunque la propuesta era otra, claro. Las vueltas de la vida.

 

SOPHIE

Y así como hay una corriente que vuelve a las bases rústicas del sonido, tenemos en paralelo otra que avanza con producciones cada vez más electrónicas.  Un gran referente de esta nueva escena es PC Music, un sello que vive en Soundcloud y donde el denominador común son los tracks superproducidos, sonidos frescos, divertidos, caricaturescos… como “Barbie Girl” llevado al extremo. Algunos otros exponentes de este sello son A.G. Cook, QT, Hannah Diamond y Kane West.

Como toda vanguardia, los recibimientos de la crítica han sido polarizados: aman u odian. Sophie, cuyo nombre real es Sam, es un productor que ha tenido un desarrollo bastante prometedor. “Lemonade” se ha posicionado en las principales listas musicales y muy buenas reseñas.

Actualmente se ha anunciado que estará colaborando con una de las principales figuras pop del momento: Charli XCX.

 

RYN WEAVER

También en Soundcloud fue donde surgió la fama de esta cantante, atrayendo la atención de muchos con el lanzamiento y viralización de su primer sencillo “Octahate” el año pasado.

Tras el lanzamiento de su primer EP, Erin Michelle Wüthrich (Ryn Weaver) entró a los escenarios por la puerta grande y fue convocada para participar del lineup de festivales como Coachella, Bonaroo y Lollapalooza.

 

CASHMERE CAT

Este artista y productor noruego llamado Magnus August Høiberg, conocido como Cashmere Cat, ha trabajado con artistas emergentes como Ryn Weaver (anteriormente mencionada) hasta más mainstream o populares como Ariana Grande.

Con influencias de RnB, beats electro franceses y arreglos pop, su EP debut Wedding Bells demuestra una libertad de creación única, característica de alguien cómodo en su propio estilo… una fórmula que nunca falla.

 

SHAMIR

Con personalidad andrógina, gran energía y un sonido único, Shamir lanzó su primer EP Northtown el año pasado con un recibimiento muy positivo por parte de la crítica, logrando aparecer en las principales listas de artistas nuevos para tener en la mira.

Hoy, muchos jóvenes se jactan de tienen un amplio gusto musical que contiene varios géneros y Shamir no es la excepción ya que admite ser fan desde Rihanna a Mac Demarco. También vemos esa actitud reflejada en su música, donde las influencias del pop de los ’80 se mezclan con efectos de la nueva era electrónica, destacándose Prince como una influencia en su estilo.

Alguien que llama la atención, pero con autenticidad: “Don’t try me, I’m not a free simple” (“No me pruebes que no soy muestra gratis”).

 

K.FLAY

Luego de varios EPs, mixtapes, etcétera, K.Flay lanzó en el 2014 su primer álbum de estudio. “Life Is a Dog” nos presenta a una artista de hip hop que funde sus versos (a veces oscuros, relacionados al fallecimiento de su padre) en beats indie-electrónicos.

Muchas canciones y artistas ganan popularidad a partir de un remix de alguna de sus canciones. En este caso Vanix le aportó a K.Flay, con su trabajo sobre “Make Me Fade”, una buena cantidad de seguidores. A partir de ahí y de su presentación en el SXSW, esta rapera de fuertes discursos comienza a asentar su camino en la industria musical prometiendo todo menos música plástica (superficial, vacía de contenido).

 

KATE BOY

Kate Boy es una banda electro-pop conformada por la fusión de la  cantante australiana Kate Akhurst y un grupo de productores suecos llamado Rocekt Boy. Ambas partes fueron presentadas por un amigo en común que les pareció que podrían llegar a tener afinidad musical y así fue. La misma noche en que se conocieron la conexión fue instantánea y decidieron no perder más tiempo e ir al estudio… así surgió su primera canción: Nothern Lights.

El estilo maneja influencias de sonidos de los 70’s y 80’s con un toque retrofuturista como el de The Knife o Purity Ring. Sin dudas el mix de estilos también se debe a las influencias culturales: “El minimalismo y la oscuridad es algo típicamente escandinavo. Puedes ver ese tema siempre presente al ver el diseño o la moda escandinava. Por eso nos gusta tanto la mezcla de la oscuridad sueca con el sol australiano” dicen al definir la escena musical de Suecia, siempre tan refrescante y vanguardista.

Este año bajo el sello de IAMSOUND, que maneja artistas emergentes con gran proyección como Charli XCX, Ms Mr o Banks, lanzaron su EP homónimo.

BOOM PAM

Ellos definen su estilo como “Trío de surf rock mediterráneo impulsado por una tuba, sazonado con duelos de guitarras y el éxtasis de una fiesta de casamiento empapada de alcohol” en su página de facebook… WOW.

Originario de Tel Aviv, el trio compuesto por guitarra eléctrica, tuba y tambores lanzó en el 2006 su primer álbum homónimo  al que luego le prosiguieron 3 discos más.

A una trayectoria en festivales como SXSW y Montreal Festival de Jazz, este año se le sumó el Lollapalooza Argentina con una gira que además suma a un tecladista. De esta manera el trío se transformó en un cuarteto irreverente y con mucho groove que toma diversas influencias: “Nuestro sonido es un cuidado cóctel que tratamos de fusionar todos los estilos que allí se dan cita”.

Jessica Moreira (@jessimoreben)

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *