BoJack Horseman: ¿por qué la cara larga?

Entre House of Cards, Orange Is The New Black, Bloodline y Sense 8, es fácil perderse entre el contenido original de Netflix; y así se escapan pequeñas joyitas como la animada BoJack Horseman. Sin el peso de tener que mantener ratings que justifiquen las horas de animación, BoJack se atreve a mezclar lo mejor de la parodia y el humor absurdo con una dosis no modesta de existencialismo y reflexión sobre la moralidad

bojack

Puntaje: 8.5
BoJack Horseman (Will Arnett, conocido por Arrested Development) es un caballo antropomórfico que se hizo famoso en los noventa como la estrella de una sitcom en la que adoptaba a tres niños huérfanos. En la actualidad, luego de décadas de ese éxito, BoJack se ha mantenido como una celebridad con poca o nula carrera actoral y muchos escándalos relacionados con grandes dosis de alcohol y ego. La serie sigue a BoJack en su camino por reparar su destruida persona y encontrar finalmente la felicidad. Es realmente extraño que esa premisa se mezcle tan bien con las grandes ideas que su creador logra esparcir a lo largo de dos temporadas.
Hollywoo–la ausencia de la D es intencional-, hogar de BoJack, está habitado tanto por animales como humanos que actúan como iguales. Algunas de las destacadas voces recurrentes son la de Aaron Paul (Breaking Bad) y Alison Brie (Community, Mad Men), acompañadas en roles secundarios por figuras como J.K. Simmons o Stanley Tucci. Además de participaciones como Alan Arkin en el papel de  J. D. Salinger -que nunca murió y en lugar de escribir ahora hace reality shows- o Paul McCartney y Daniel Radcliffe haciendo de ellos mismos.
Pero a veces la cantidad de personajes e historias que se entrecruzan es demasiada para una serie que quiere ser lineal pero algo episódica a la vez. La narrativa en BoJack es bastante caótica. A veces parece que se dirige hacia un lugar y luego toma otro rumbo completamente distinto y parece perderse en su propia imprevisibilidad. Hay una historia principal que avanza de capítulo a capítulo, pero también hay elementos episódicos que luego se abandonan sin causar mayores efectos. Al final, no se sabe qué es importante y qué no. Aun así, todo suma al desarrollo de personajes que actúan de forma escandalosa y al mismo tiempo real, si uno es capaz de olvidar que son animales que hablan.
Todo esto no quiere decir que BoJack no sea una comedia, todo lo contrario: los momentos dramáticos son los que ayudan a hacer a los cómicos todavía más absurdos. Por ejemplo, se explora la dimensión de las relaciones amorosas con la pareja de Princess Carolyn, gata examante de BoJack y actual agente, y Vincent Adultman, tres niños haciéndose pasar por adulto subidos uno arriba de otro debajo de una gabardina. Es bizarrísimo y, sin embargo, funciona perfectamente porque conecta con algo de lo absurdo de la vida real de la cantidad de mentiras que pueden existir en las relaciones.
Algunas de las críticas de BoJack son menos sutiles y pueden resultar más agobiantes, pero en general los golpes dan justo en blanco. Sobre todo los que van dirigidos al mundo de las celebridades y el estado actual del cine y la televisión. El hecho de que este mundo esté lleno de animales que hablan hace más accesibles los problemas de las celebridades; hacerlos animales, de alguna manera, los hace más humanos. También la animación ayuda a limar algunas asperezas de la historia. Si no fuera un caballo-humanoide el que hiciera algunas de las cosas que se ven en pantalla, quizás no sería tan divertido de ver. Hay también momentos realmente oscuros: algunas traiciones y mentiras recuerdan a cosas de Breaking Bad o House of Cards.
En definitiva, BoJack Horseman es una comedia excelente para los que les gusta un poco de contemplación de la vida junto con su sátira de Hollywood. Sería comparable con Archer, South Park –algo más moderado- o los buenos capítulos de Los Simpsons que apuntaban a las celebridades y el mundo del cine. Actualmente están disponibles las dos primeras temporadas, la última se estrenó hace menos de un mes, y hay una tercera preparándose para ser estrenada en 2016.
Juan José Torres Negreira (@soytujotita)

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *